JARRETON ENCEBOLLADO

Guiso de carne sencillo y sabroso, pocos ingredientes resultado bestial.

El carretón, morcillo, una carne habitualmente usada para caldos, cocidos, bien ese puede convertir en un plato principal, poniéndole cariño. Se trata de una pieza melosa y que consigue, si se la cocina bien, un guiso muy jugoso y tramado que puede hacer las delicias de cualquier Gourmet.

Como sabréis es la parte baja de la pata, normalmente de los bólidos, terneras, vacas o bueyes, si se cocina de forma transversal y se hace el corte con el hueso es el conocido ossobuco, de origen italiano, que es un guiso con bastantes verduras y que al conservar el hueso dejamos el tuétano, actualmente tan de moda en muchos restaurantes y que añade sobre todos grasa y untuosidad al guiso. En esta receta en principio utilizaremos el morcillo deshuesado.

Jarretón encebollado

Ingredientes.

  • Una pieza grande de morcillo que partiremos en trozos grandes.
  • Cebolla, al menos tres grandes, es el elemento fundamental de la receta.
  • Tres dientes de ajo.
  • Vino fino, medio litro.
  • Un caldo que puede ser de ternera o de ave, hasta cubrir el guiso.
  • Sal, pimienta y laurel.
  • Para la guarnición, se puede usar un arroz blanco cocido simplemente o un puré de patata, bien aliñado esos si, mantequilla, aceite aromatizado, trufado, son ejemplos.
11CCF0FF-9D52-4094-B466-9F464EADB996
Ingredientes sencillos

Ni mas más ni mas menos. No me digáis que no tenéis los ingredientes a mano.

Elaboración.

En una olla grande ponemos a sellar a fuego alegra los trozos grandes de carretón previamente salpimentados y enharinados.

Una vez bien sellados deberemos sacarlos y reservar y añadiremos un poco de aceite, si fuese necesario, para freír a continuación el ajo aplastado y la cebolla en juliana fina, añadiendo un poco de sal y pimienta, así como el laurel. La receta admitiría cualquier otra hierba que queráis, tomillo o romero, no aconsejo mezclarlas y cuidado con la cantidad, no queremos que contamine el guiso.

La cebolla tiene hacerse bien y caerse, tomara un color dorado con el jugo de la carne que se habrá desglasado con la humedad. Una vez hecha añadiremos la carne y rehogaremos el conjunto. Ahora añadiremos el vino fino y dejaremos que cueza para que pierda el alcohol, antes de echar el caldo restante hasta que cubra la carne casi en su totalidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es el momento de que cueza lentamente el guiso, al menos una hora y media a dos horas, tapado, reducirá bastante, incluso la cebolla se deshará en parte en el guiso, pero esto es lo que queremos, ya que la salsa saldrá dorada y espesa y muy bien tramada. Si viésemos la necesidad porque se reduzca o espese el caldo en exceso, añadiremos más caldo del utilizado previamente, solo para corregir la textura.

Esta receta estará terminada, dejaremos reposar, si es largo el reposo mejor, este guiso gana sirviéndolo al día siguiente.

La guarnición ideal será la que vosotros le pongáis, para mi, ideal es un arroz blanco incluso salteado con un poco de ajo o un puré de patata ilustrado como dije antes, trufado o con bien de mantequilla y pimienta negra, pero en definitiva vosotros mandáis en vuestra cocina.

Ahí lo tenéis, no tiene desperdicio esta receta y además barata, muy barata.

Foodie & Madurito

Ahora en IG @foodiemadurito

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s