RIBEIRA SACRA

Sinónimo de espiritualidad, naturaleza, románico, enología y tranquilidad que nos mueve a la meditación y reflexión, la Ribeira Sacra nos lleva a estados de sosiego y absoluta quietud. Además, por que no reconocerlo en lo mundanal, nos lleva al disfrute de Baco y de los hedonistas, buscando el placer que a mi al menos mas me llena, el buen comer, que ya conocéis los que me seguís.

Si esto lo unimos al acierto con el hospedaje, puedo decir que nuestro viaje de Semana Santa de este año (2.019) ha resultado casi perfecto. Una casualidad de última hora me llevó a reservar sin ninguna referencia en La Casa Grande de Soutullo, simplemente por que había plazas y tenía buena pinta y precio razonable y ahora me he convertido en un admirador de esta Casa, bien Grande en todos los sentidos, y de sus propietarios, un matrimonio de personas vívidas y vividas, que aunque parezca no se trata del mismo calificativo. Ricos sin dudas ambos en experiencias vitales y con los que me hubiese gustado compartir muchos más ratos de conversación, siempre interesante. Mil gracias Benito y Gill.

Pazo de Soutullo, en este enlace podéis tener una idea de lo físico de este alojamiento pero no traslada el ambiente, su naturaleza y lo especial que aportan en trato los dueños de la Casa. Impagable, el cuco que no paraba de hablar a su manera, la delicadeza en el cuidado de los jardines, sus camelias y magnolio, un cruceiro gallego en la finca marca el punto espiritual, igual que una fuente con chorrillos de agua que incluso te pueden trasladar o evocar a los lejanos jardines del Generalife.

La decoración de la casa combina a la perfección antigüedades, tapices, alfombras y elementos modernos, apostaría hechos todos por la mano de la artista, cuadros, figuras abstractas hechas con materiales sencillos, troncos, maderas, listones, hierro, etc. Las habitaciones amplias, bien decoradas con estilo rústico y limpias, muy limpias.

fullsizeoutput_1239
Helecho en el tejado
fullsizeoutput_123b
Despertar….

Solo dan el desayuno, pero merece la pena tomarlo en una sala muy acogedora con la chimenea normalmente encendida y con alguna reseña al origen británico de Gill.

Deliciosa y muy aconsejable estancia en este alojamiento que solo dudaré en aconsejarlo porque no pierda el encanto que actualmente tiene y solo a quien sepa valorarlo.

Ribeira Sacra

Os aseguro que se respira algo de magia, no me extraña que los primeros ermitaños fuesen buscando algo, retiro, soledad, espiritualidad y profundidad, no en vano en la zona hay cerca o quizá se superen los 20 monasterios y unas 200 iglesias normalmente ubicadas en pequeñas pedanías y que muchas de ellas merece apena bajarse del coche para o bien entrar si es posible o bien rodearlas para apreciar el arte, normalmente románico o protogotico que salpican esta zona alrededor del Rio Sil en su tramo ya cercano a su afluencia con el Miño.

Zona muy aconsejable para hacer rutas de senderismo, bien señalizadas, seguro que merece la pena perderse por estos caminos bien señalizados y con tramos exigentes. Simplemente os nombraré lo más visitado, seguramente no tiene porque coincidir con lo mejor.

Monasterio de San Pedro de la Roca, a mi me pareció el mas mágico por su ubicación y poco visitado. Muy bien montado el centro de interpretación para conocer la importancia que llegaron  a tener estos centros culturales y espirituales y al final su decadencia en la desamortización en el siglo XIX. En origen se elige su ubicación por ermitaños que luego abandonan y Don Germondo un señor medieval del siglo IX lo redescubre  cazando y allí se quedó y se le fueron uniendo hasta 13 personas que fueron los que quedaron durante unos años en el Monasterio como monjes. Excavado en la roca tiene rincones con pinturas, frescos, incluso uno de los primeros mapamundi pintado de toda Europa- Curiosa su relación con la roca lo que le da un toque diferente. Con un rincón impresionante, el manantial o la Fuente de San Beito. Nos encantó a todos. En el enlace algo mas de información. Mosteiro de San Pedro de Rocas.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Monasterio de Santo Estevo. Una de las ubicaciones más impresionantes para un Parador de Turismo y el mejor valorado de España según los huéspedes. Se trató en su momento de uno de los Monasterios mas importantes por influencia de la zona durante muchos siglos, solo hay que ver su riqueza en ambos claustros, Su iglesia y el tamaño de sus edificaciones. Os dejo otro enlace para ampliar información de Mosteiro de Santo Estevo

Particularmente me atrajo menos que el anterior, muchos más visitantes y un tamaño descomunal. Contaminamos demasiado.

Monasterio de Santa Cristina

Más puro y mejor ubicación, muy cerca del Río este Mosteiro, surge aparentemente en el Siglo IX y luego va teniendo ampliaciones primero de la iglesia, en el Siglo XVI se incorpora como priorato al Monasterio más importante de Santo Estevo y también se abandona en la desamortización, llegándose a utilizar como vivienda o incluso cuadras. Su época dorada ocurrió entre los siglos XII y XIV, ampliando su construcción con elementos ya góticos y que conserva en la actualidad constituyendo el típico esquema arquitectónico de las edificaciones del Cister. Mas información en el enlace Mosteiro de Santa Cristina

 

Hay sin duda muchas más ubicaciones mágicas en la zona, esto no es más que la muestra más significativa, viendo estas te llevas una idea, pero con calma y ganas de descubrir, podemos hacer una tesis sobre el románico en esta zona.

En estos días se esta proponiendo, y sin duda lo conseguirán, su calificación de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. No me cabe duda que el emplazamiento tiene la candidatura ganada, pero hay que tener mucho cuidado con mantener la Ribera Sacra dentro de la sostenibilidad que merece, convertirlo en una fuente de ingresos para los habitantes absolutamente de acuerdo, pero que no lo conviertan en una romería constante de visitantes del selfie, que solo aprecian la foto y no profundizan en la importancia espiritual y artística que contiene.

Ademas del arte, tenemos un paisaje apabullante, cortes de 700 metros de altitud sobre el Río, miradores con vistas espectaculares. Su viticultura denominada heroica por la forma de los cultivos en terrazas y sobre todo la manualidad de su recolección, consiguiendo a ademas vinos de una calidad muy apreciable.

 

La sorpresa de Orense. Ciudad que solo había pasado camino a las Rías Baixas y que no había pisado. Me encantó el casco histórico, el ambiente de bares y terrazas que descubrimos y probamos bien. Su Catedral, el mercado de Abastos, obligada visita en mi caso en cada ciudad que recalo, sus dos Iglesias a la Santa Eufemia y la curiosidad de las termas  a orillas del Rio, en este caso el Miño, y en especial As Burgas en las inmediaciones del Caso histórico. Ojo el agua quema de verdad.

Y ademas se come bien y barato. Siempre me dejo asesorar en este sentido por los locales y en este caso por Benito y Gill, cuyas recomendaciones me parecieron acertadísimas.

Comercio y bebercio en Orense y la Ribera Sacra.

En la capital la oferta es elevada y basada en la comida local, de cercanía y me dio la sensación de que en su mayoría se tratan de locales cuya honestidad se refleja en el contenido de sus cartas y en los precios que reflejan. En general la relación calidad precio me ha resultado mas que correcta, en algún sitio hasta chocante, sobre todo comparándola con la mi ciudad origen, Madrid.

En Orense, probamos una tapa en Bar Orellas, (oreja a la gallega y rabitos) gracioso y barato. Fuentefría, magníficas sardinas ahumadas. D´auria, destacables chipirones a la plancha. O’Enxebre, buenas tostas. No pudimos probar mucho mas pero nombres como   OComellon, la casa del Pulpo, Nova, A Taberna, más formales los dos últimos, seguro que también merecen la pena.

En las inmediaciones de Orense Capital y esta vez si siguiendo a ciegas las recomendaciones de los anfitriones, probamos Casa Betty, Mesón de carretera en la N-525 pasando Gustei,  con un pescado mas que correcto, Bacalao y pulpo a precios muy razonables. En el mismo Gustei, Casa Amador, un referente en la zona, guisos por encargo de cocina típica y buena materia prima, pescado y carne.

Y el descubrimiento en A Peroxa, Mesón Fabas, amplio restaurante con muchas plazas, familia de carniceros y una carta en la que solo superan los 10 € dos platos, un chuletón de 700gr 12,50 € y el pulpo 10,50€. Buenísimas entradas para compartir, croquetas, oreja, langostinos, etc por debajo de los 7 a 8 €. No lo podía creer y además vinos de la zona, buenos, a precio de bodega casi, no más allá de los 11 € por botella.

En general la oferta honesta,  a esto me refería al principio, es difícil que la cuenta, comiendo bien y picando bien, supere los 20-25 € por cabeza. Insólito en los tiempos que corren…

Como veis hemos vuelto encantados, alimentado el cuerpo y el alma y creo que volveremos, nos hemos quedado con ganas de más y de enseñarlo a amigos siempre que  se lo merezcan.

Por último, reiterar el agradecimiento a nuestros anfitriones en la Ribera Sacra. Gracias Benito, gracias Gill, por vuestra dedicación a la hostelería entrañable que practicáis, se nota vuestro amor a la tierra que vivís y disfrutáis.

Foodie & Madurito

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s