ALCACHOFAS Y ERIZO

Empieza también con el otoño la temporada del erizo, ya lo se, me vais a decir joder Javier!!!! Que si otro ingrediente complicado, que si pinchan, que si no puedes hacer elaboraciones más fáciles, que si…….., que si………..

Solo quiero, en mi afán divulgativo, que dediques un poco de tiempo a descubrir productos que pareciendo complicados de obtener y tratar, suponen desde mi punto de vista un acicate para los sentidos, que me gustaría que probaseis con calma y con la misma devoción y dedicación con que yo lo hago.

No os negaré que tratar con los erizo es un poco complicado y farragoso, limpiar el primero cuesta, el segundo un poco menos y al sexto ya habréis dominado la técnica. Podemos sustituir los frescos por los carísimos de lata y con un resultado menos atractivo desde mi punto de vista, por esto atreveros a hacerlos y limpiarlos frescos para esta preparación, seguro que repetiréis.

Como siempre, y por que no lo he utilizado antes en el blog, os hablaré del erizo y de sus propiedades. Se trata de un equinodermo, y su consumo se remonta al neolítico, parece que ya hay evidencias de que se consumía entonces y por supuesto tanto griegos primero, como romanos después lo incluyan en su dieta como aperitivo. Desde el punto de vista nutricional es muy interesante, ya que aporta aminoácidos esenciales y proteínas ricas sobre todo en potasio y fósforo, junto con un contenido muy bajo en grasas. Teniendo en cuenta todo esto es muy indicado para personas que practiquen mucho deporte, se indicas en dietas de adelgazamiento y para prevenir la hipertensión y el hipotiroidismo por su alto contenido en yodo Si queréis profundizar un poco mas os dejo este resumen de las propiedades del erizo de mar.

Después de esta exaltación del erizo, a trabajar que ya está bien de tertulia.

Alcachofas y erizo.

Ingredientes.

  • Muy poco necesitamos para este rico plato.
  • 6 erizos de mar.
  • 6 alcachofas.
  • Aliño de aceite, vinagre de arroz, sal y pimienta. Yo eché unas gotas de aceite de trufa blanca.

 

 

Elaboración.

La única dificultas es cocer las alcachofas en su punto y limpiar bien los erizos, os explicaré ambos procesos.

Alcachofas, deben ser buenas y turgentes, empezad pelando los tallos hasta llegar al cogollo y limpiar las hojas duras y llegando a la zona menos verde de la alcachofa y luego cortamos los extremos duros de las puntas, tendremos preparado una cazuela, con buena cantidad de perejil, un buen manojo, evita que se oxide, al igual que el zumo de limón en el agua ( en este caso le añade un sabor que no me agrada por el ácido ). Si no tenéis perejil en cantidad se puede añadir al agua caliente de la cocción una cucharada de harina, también funciona y logramos tener unas alcachofas claras y muy agradables de color. Coceremos las alcachofas libias durante no mas de 20 a 30 minutos dependerá del tamaño y la calidad.

Erizos, cuidado que pinchan y duele, primer consejo. Será bueno escaldarlos medio minuto antes de manipularlos, segundo consejo. Una vez escaldados y con un cuchillo fuerte, debereis cortarlos por la mitad apoyados en alguna tabla. Os aviso, saldrá bastante suciedad, y deberes encontrar la yemas sonrosadas que están pegadas a la pared, los erizos tiene un caparon duro por dentro. Debajo del chorro del agua se limpiarán con facilidad, cuidado con los trocitos que pueden quedar al quebrar el erizo, son duros y desagradables. Será bueno, tercer consejo, tener un recipiente con algo de agua, donde iréis echando las yemas, tesoro de yodo, para que las impurezas queden en el fondo. Ahora con cuidado iréis rescatando con cuidado para llevarlas a otro recipiente limpio y comprobando que no quede ninguna impureza.

Ya estaremos preparados para casi emplatar. Tened en cuenta que es un aperitivo.

Las alcachofas las partiremos en cuartos incluido en el corte el tallo, como veréis en al foto y saltearemos en la sartén con poco aceite y sal y un toque muy leve de ajo, pero muy leve.

fullsizeoutput_d0c
Partimos en cuartos
fullsizeoutput_d0d
Salteamos las alcachofas

El erizo, lo dispondremos en un cuenco, y aliñaremos, con un toque de aceite, unas gotas de aceite de trufa, vinagre de arroz, pizca de sal y pimienta. Mover la yemas con la mezcla y enseguida veréis que se emulsionarán y se creará una bella, sabrosa y colorida vinagreta, con cuidado que no se deshaga el erizo y lo distribuiréis en un plato, encima de las alcachofas que ya están acomodadas esperando ser regada con este erizo y su vinagreta y que antes de ser disfrutadas por nuestros paladares, bailaran alcachofas y erizo un tango que nos llevará después a nosotros al éxtasis.

fullsizeoutput_d0a
Erizo ya aliñado

Aquí tenéis el plato terminado que puede constituir una maravillosa entrada y que de verdad os va a impresionar. Por ultimo, unas escamas de sal negra que realzarán el sabor de esta maravillosa combinación.

fullsizeoutput_d0f
¡ Que pintaza !

Por favor, probadlo, no dudéis en preguntar si os surgen dudas, y a disfrutar como yo lo hago.

Foodie & Madurito

 

2 comentarios en “ALCACHOFAS Y ERIZO

Responder a foodiemadurito Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s