LUBINA AL HORNO

Tan fácil es cargarse un buen pescado por exceso de horno, como difícil es darle el punto perfecto………. a una lubina que hoy he comprado a Jesús, mi pescadero de confianza, me hizo la señal que me indica. “joven, – gracias por el cumplido – hoy no puede dejar de llevarse la lubina” y así ha ocurrido, cuando veo buen producto no lo puedo evitar. Además hoy estaba a muy buen precio para no ser de piscifactoría.

Este pescado noble, me encanta de cualquier manera, a la plancha, a la sal, en tiradito, frita, hoy me he decantado por hacerlo a la espalda con una bilbaína, no hace falta ir a un buen asador para que te la claven, por el precio de una ración en un restaurante hemos comido cuatro y muy bien.  De las propiedades de la lubina  destacar, como en muchos pescados blancos su alto contenido en fósforo que favorece la formación y el mantenimiento de huesos y dientes, además, su presencia (en forma de fosfolípidos) en las membranas celulares del cerebro es fundamental, favoreciendo la comunicación entre sus células, mejorando de esta manera el rendimiento intelectual y la memoria.

Bueno, después de esta introducción de nutrición y biología, vamos a lo nuestro que son los fogones. Fácil y difícil esta receta, os contaré paso a paso para que os salga el mejor pescado al horno que hayáis probado.

Lubina al horno con bilbaína

Ingredientes

  • Una buena lubina, la de hoy un kilo y casi novecientos gramos, un buen espécimen.
  • Bilbaína, ajos fritos en un buen aceite de oliva, pimentón, algo de guindilla y vinagre de sidra o jerez o vino blanco, el que tengáis, nunca balsámico.
fullsizeoutput_b10
lubina fresquisima en las puertas
fullsizeoutput_b18
bilbaína

 

Elaboración

Para la bilbaína, que la podéis tener hecha previamente, debemos freír los ajos en aceite abundante, en rodajas del mismo grosor, con el fuego medio para que se tuesten sin quemarse, junto con los ajos freiremos la guindilla. Ya con el aceite fuera del fuego y enfriándose haremos el pimentón para que no se queme y amargue. Lista la bilbaína.

Yo, antes echaba el vinagre en el sofrito, pero el verano pasado en Orio, patria chica del besugo a la parrilla, IM-PRE-SIO- NAN-TE, me dijeron que no lo hiciera así, lo que tenía que hacer una vez vertida la bilbaína sobre el pescado hecho, sería, echar un chorro bueno sobre el pescado antes de servir, y así lo hago desde entonces mejorando mucho el sabor final.

Horneado a mi manera si no queréis un pescado seco y queréis visitar por un momento el cielo de las lubinas.

Precalentad el horno a 220 grados al menos diez minutos, el pescado tenerlo atemperado fuera de la nevera al menos una hora antes de cocinarlo, este consejo sirve también para otras preparaciones, carne a la plancha, parrilla, etc. Yo preparé esta pieza abierta con la espina a un lado, me encanta rechupetear la espina y la cabeza, abierta en la bandeja con algo de sal y aceite, se introduce al horno y se baja la temperatura a 200 grados, y se mantiene 18 minutos. Todo esto vale para mi horno, nadie como vosotros sabe si el horno calienta rápido, es suficientemente estanco o le cuesta coger temperatura. Si el horno con el que trabajas habitualmente es algo viejecito los tiempos tendrán que ser mayores, pero más vale dejarlo poco hecho que pasarlo de punto, lo primero se puede arreglar, lo segundo acaba con un buen pescado.

Una vez pasado este tiempo, por favor dejar reposar el pescado en el horno apagado y con la puerta levemente abierta al menos cinco o diez minutos. El resultado es un pescado jugoso, del que separan las lascas con facilidad y con un punto perfecto. Si el peso de las piezas es menor debéis calcular con la misma fórmula un minuto menos por cada 100 gramos y nunca menos de doce minutos de horneado, el reposo mantenerlo siempre independientemente del tamaño de la pieza. Los tiempos deberán ser mayores si la pieza la haceis entera, ya os lo contaré en otras entradas. Mis hijos me dicen que soy el hombre que mejor cocina el pescado del mundo……. por algo será.

Acompañar la lubina con lo que queráis, unas verduras asadas, pimientos, cebolla tomate, tipo escalivada; unas patatas panadera con bien de cebolla y pimiento; una simple ensalada fresquita……..etc. Yo la acompañe el otro día con parte de la caponata siciliana que me había sobrado. Ummmmm. Salivando.

IMG_2377

Cuidad muho los puntos del pescado, en serio, es muy fácil estropear un buen pescado por el punto, esta misma lubina seca habria sido desilusionante y sin embargo ha sido un goce para el paladar y los sentidos y sobre todo la textura perfecta, jugosa y sabrosa. Probadla y como siempre contadme la experiencia, me encanta, escribidme por favor.

Foodie & Madurito

6 comentarios en “LUBINA AL HORNO

  1. Tootalmente de acuerdo contigo en que el pescado hay que hacerlo mas bien poco….Pero una preguntita…para ti, que es “un buen chorro” …es que me veo que dejo el pescado fuerte, incomestible, por culpa del vinagre… hasta ahora, suelo hacerlo en la sarten, y asi, si me sale mal, pues lo hago de nuevo…. esta rceta me encanta, y mira que es sencillo hacer un buen pescadito..mmmmmm, riquisima, Javier!!🍤🍤🍤

    Me gusta

  2. Sin duda uno de los pescados más ricos que hay. Me encanta esta receta.!!!. La pinta es increíble!!!. Yo en casa suelo prepararla más a la sal, pero prometo probar tu receta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s